Los clientes pueden reclamar un reembolso si surge algún problema con su pedido (los artículos no se corresponden con los solicitados, el pedido está frío, llega exageradamente tarde o en malas condiciones, etc.).

Cuando se efectúa un reembolso, Deliveroo o el restaurante deben cubrir los gastos (o compartirlos), dependiendo de en qué parte del pedido esté localizado el problema.

Si quieres reducir el coste de los reembolsos, prueba a seguir estas pautas:

  1. Asegúrate de que tu carta sea correcta y esté actualizada. Si los clientes no reciben lo que esperaban en su pedido, es más probable que soliciten un reembolso.

  2. Cierra todas las bolsas o envases con una pegatina de Deliveroo o un ticket grapado para evitar que el pedido se derrame o llegue en malas condiciones al cliente.

  3. Comprueba dos veces que el paquete contiene todo lo que el cliente ha pedido. Ve poniendo ticks en la lista de artículos del pedido conforme los vayas metiendo en las bolsas.

  4. Prepara los pedidos teniendo en cuenta la hora de recogida para que cuando salga de la cocina el pedido aún esté caliente. Así, los clientes recibirán la comida recién hecha y los riders no tendrán que esperar tanto y, a su vez, no se producirán atascos en el restaurante.

Artículos relacionados

Gestión de reembolsos

¿Por qué me han cargado este reembolso?

¿Cómo puedo reclamar el cargo de un reembolso?

¿Cómo modifico el tiempo de preparación?

¿Cómo protege Deliveroo a los restaurantes?

¿Encontró su respuesta?